Liderazgo Relacional y Coaching: Formando Equipos de Alto Desempeño

Recuerdo la primera vez que fui a solicitar empleo: sentía la necesidad imperiosa de contar con alguien que me ayudara, que me enseñara y me guiara por los difíciles caminos de la vida laboral. Yo creo que todos hemos experimentado una sensación similar, porque la verdad es que no nacimos sabiendo, y la gran mayoría hemos aprendido a trabajar a "gritos y sombrerazos" o de acuerdo con lo que se conoce como "prueba y error". Sin embargo, a través del tiempo las organizaciones han ido evolucionando, y creando conciencia de la importancia que tiene el hecho de contar con guías que nos vayan ayudando a hacer menos complicado y dramático el transitar por la jornada diaria. Estoy seguro de que les sonará familiar la pregunta: ¿Por qué los empleados no hacen lo que se supone que deben hacer?, He aquí algunas respuestas que plantea Ferdinand Fournies en su libro: "Why Employees do not do what they are suppossed to do?":

- No saben lo que se supone que tienen que hacer.

- No saben por qué deben hacerlo.

- No saben cómo hacerlo.

- Creen que 'tu' forma no funciona.

- Piensan que 'su' forma es mejor.

- Consideran otras cosas más importantes.

Hoy en día, las personas tienen "coaches" porque quieren crecer y desarrollarse más rápido de lo que lo harían por cuenta propia. Ellos quieren resultados rápidos, están comprometidos con ser lo mejor que pueden ser, quieren ser reconocidos por lo que son, quieren obtener lo que merecen, y están listos para avanzar, y vivir una vida más satisfactoria.

Cuando pensamos en tener un "coach" o asignarlo a alguno de nuestros colaboradores, siempre existe la inquietud de saber si en realidad esto vale la pena. Para poder determinar por qué necesitamos un coach, debemos plantearnos para qué nos sirve.

Algunas posibles respuestas son: nos va a ayudar a determinar y aprovechar las oportunidades del potencial ejecutivo, y a eliminar los obstáculos que limitan la efectividad operativa. El coaching es un acuerdo mutuo. Confiere a las personas un nuevo sentido de su propio poder para "causar" los resultados que perseguimos, sin importar las circunstancias o las condiciones prevalecientes.

El "coach" se asocia con el colaborador a fin de producir nuevos niveles de desempeño y resultados, preparándolo para enfrentar cualquier cambio súbito, y para la competencia.

A continuación comparto la información que Marilena Beuses, Presidente de Totalsuccess, una reconocida firma de consultoría especializada en coaching, aplica en sus programas:

¿Qué es el coaching?

- Es un medio para aprender y desarrollarse.

- Es guiar a alguien hacia sus metas.

- Es el intercambio mutuo de experiencias y opiniones para crear resultados acordados.

- Es inspirar y apoyar a otra persona.

¿Qué no es el coaching?

- Una oportunidad para corregir la conducta y acciones de alguien.

- Dirigir a alguien con el propósito de que haga algo para alcanzar sus metas.

- Ser el experto o supervisor que posee todas las respuestas.

- Tratar de dirigir asuntos personales.

Uno de los aspectos mas importantes que un "coach" debe conocer es el Proceso de Cambio, ya que una de sus principales contribuciones es la de facilitar la transición de los colaboradores hacia las nuevas etapas o fases del negocio, evitando el típico "shock" emocional de no saber qué es lo que está sucediendo, y sobre todo, la incertidumbre que se genera al no conocer el rumbo que la alta dirección de las empresas quiere tomar.

Como conclusión, enuncio las 9 dimensiones del líder según la filosofía de FedEx, una de las empresas más exitosas a nivel mundial, y reconocida por su liderazgo:

- Carisma

- Consideración individual

- Estimulación Intelectual

- Coraje

- Independencia

- Flexibilidad

- Integridad

- Juicio

- Respeto por los demás y empatía