Avanza la transformación de las empresas mediante la externalización de procesos

El Outsourcing es un esquema estratégico que permite a las organizaciones optimizar sus procesos y costos, con una orientación hacia el servicio. El mercado actual, además de la reducción de costos, demanda otros factores como: eficiencia, calidad y acceso a nuevas tecnologías. Ante ello, las empresas requieren ser cada vez más ágiles y flexibles para responder a los requerimientos y expectativas de sus clientes.


El Outsourcing o "externalización" de procesos se sustenta en la necesidad de la organización de dirigir todos sus esfuerzos y recursos a su core business, con la tranquilidad de que sus procesos de soporte sean manejados por especialistas comprometidos con los lineamientos estratégicos del negocio.

En México, el mercado de "externalización" de procesos de negocios tiene un valor cercano a los 100 millones de dólares, y posee un gran potencial, aun mayor que el de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC).

Sin embargo, una reciente encuesta aplicada por Select, a 62 directores generales, indica que la baja difusión de ofertas es una de las principales barreras de adopción en el país. También son todavía inhibidores importantes: la cultura de la empresa, el temor a depender de los proveedores y los riesgos de confidencialidad. El estudio señala que lo más importante es la falta de automatización y estandarización de los procesos, que operan en forma manual, sin estar documentados y apoyados en la experiencia cotidiana de los responsables del proceso.

Una de las tendencias globalmente más claras es la creciente especialización de las empresas en sus competencias, y el dejar en manos de terceros, otras tareas o incluso procesos completos.

Las TIC potencian esta tendencia habilitando los servicios compartidos, la "deslocalización" del trabajo, el logro de economías de escala y la especialización, de modo que actividades que son secundarias para una organización, pasan a ser el centro del negocio para otras.

También, es cierto, existe un número significativo de ofertas, y muchas empresas que ya se están beneficiando por aliarse con proveedores para procesos puntuales, liberando recursos internos y tiempo para dedicarse a las actividades que las hacen diferentes de sus competidores.

Son ya diversos los proveedores que están apostando a este mercado como uno de los principales detonadores en la adopción de tecnología, junto con procesos más estandarizados y automatizados.

Una de las claves para el desarrollo de una economía flexible y más eficaz radica en lograr una mayor especialización de funciones, especialmente en México, donde la escala de negocios muchas veces no es suficiente para ser competitivos en cada proceso.

El gran desafío de los proveedores es lograr especialización de funciones, donde se busque la excelencia y el liderazgo en procesos específicos, para ofrecer a los clientes servicios de calidad, basados en mejores prácticas, a precios competitivos y aportando valor al negocio.

Una de las principales oportunidades de los proveedores es ayudar a sus clientes a transformar estos procesos para el logro de un mejor desempeño. Este tipo de outsourcing, llamado "Transformacional", tiene grandes posibilidades en procesos como Recursos Humanos, TIC, Investigación y Desarrollo, compra en material indirecto y Centros de Contacto.

En el futuro inmediato, aquellas empresas que se apoyen en servicios "tercerizados" estarán un paso adelante de los competidores, sea en eficiencia operativa, sea en la flexibilidad para alinearse rápidamente a los cambios del mercado.

Finalmente, el reto radica en identificar áreas de oportunidad para aquellos procesos donde no se es eficiente, o que sean secundarios, y en contrastar el desempeño actual con el ofrecido por proveedores externos.