Se constituye asociación para integrar personal discapacitado a Centros de Contacto

La Asociación Esperanza, encuentro con la Vida, fundada con el propósito de colaborar en la formación de personal con capacidades diferentes, busca ahora, en particular, abrir nuevos horizontes a personas con discapacidad motriz y visual, para que puedan integrarse al campo laboral. En la actualidad está formando, específicamente, agentes para Centros de Contacto, dado que dicha industria es idónea para emplear a este tipo de personal el cual, gracias a las nuevas herramientas tecnológicas, puede en forma adecuada desempeñar labores de atención a clientes y promoción de campañas.

Los esfuerzos comenzaron hace 3 años. Sentirse útil y ser autosuficiente es un objetivo de los seres humanos, de aquí la inquietud de fundar esta Asociación para preparar a personas con discapacidad para que ingresen al mundo laboral, explica Hilda Vázquez Villanueva, quien es invidente a causa de una patología congénita, de cataratas. Esperanza Ocampo, fundadora también, comenta que la inquietud inicial fue apoyar a personas con discapacidad, para iniciarse en un trabajo, y así poder ingresar al mundo laboral. A partir de estos primeros esfuerzos aislados se tomó la decisión de establecer formalmente la Asociación.

Las personas con capacidades diferentes tienen aptitudes para trabajar, y son una fuerza productiva importante. âEURoeAsí como existen asociaciones que se dedican a rehabilitar, y, otras, a capacitar, nosotros nos estamos enfocando a la incorporación laboral. La capacitación que podemos ofrecer está enfocada directamente al empleo en relación a la demanda de empresas e industrias, que empatamos con los perfiles de las personas con discapacidad. Asimismo, ofrecemos asesoría tanto a las personas discapacitadas como a las empresas que desean contratar personal con estas característicasâEUR, señala Ocampo.

Muchas veces, quienes buscan un trabajo están bien capacitados académicamente, pero aun así, es difícil, por ejemplo, pasar por una entrevista de selección. Semejante dificultad se acentúa en personas discapacitadas, por lo que es importante que éstas adquieran las habilidades necesarias para pasar la prueba inicial además de las que necesitarán para su desempeño laboral como puede ser, en el caso de invidentes, el manejo de un software especializado. Este es el tipo de capacitación que imparte la Asociación.

âEURoeDe alguna manera somos un acompañamiento emocional con técnicas de trabajo que pueden reforzar y hacer más segura a la persona para ingresar a un trabajoâEUR, comenta Ocampo.

El proceso que se sigue en la Asociación es el siguiente: se recibe a personas con discapacidad motriz y visual que pretenden encontrar un trabajo, se evalúan para saber cuáles son las habilidades que necesitan reforzar, y de acuerdo con esto se les imparten los cursos conducentes. Posteriormente, se sube a la página web el currículum del personal ya capacitado para que las empresas puedan seleccionar de allí a los candidatos interesados.

Actualmente, la Asociación se está promocionando en diferentes empresas e industrias para ser el enlace entre candidatos y organizaciones. âEURoeBuscamos hacer un trabajo profesional y estructurado en el que pretendemos fungir como una agencia de administración de empleos a la que las empresas soliciten personal con habilidades específicas, como por ejemplo, para una campaña. Tratamos de empatar el perfil que requieren, con el de nuestro candidato, para así satisfacer su demanda, y cuando tenemos más candidatos los presentamos a todos en la lista para que la empresa haga su propia selecciónâEUR.

Los invidentes o los débiles visuales pueden acceder a la computadora con programas, conocidos como lectores de pantalla, que utilizan la tarjeta de sonido de la misma computadora y que empatan la información que aparece en la pantalla y la transmiten en forma de voz. Cuando un invidente está en un Centro de Contacto, tiene puestas dos diademas: una, con la información de la llamada que está atendiendo, y otra, con el software que se está escuchando. âEURoeLa gente, asegura Vázquez, puede pensar que es muy difícil seguir dos o tres conversaciones a la vez, pero para nosotros los ciegos así es nuestro entorno real: de hecho escuchamos, dos, tres y cuatro conversaciones a la vez , a las que tenemos que prestar atención además de memorizar algunos datos. Utilizamos más el sentido del oído como canal básico para adquirir información. Una persona normal recibe por la vista el 80% de la información. Por lo que nosotros tenemos que optimizar el oído, capacitándonos además en redacción, ortografía, computación, etc., para hacer posible integrarnos perfectamente a los Centros de Contacto. Además, cuando se atiende a una persona por teléfono, al no vernos, no se da la barrera visual que hace que nos traten en forma diferente, por lo que no existe ninguna dificultad para prestar el servicioâEUR.

En México hay alrededor de 600 instancias que se ocupan en atender la discapacidad, pero son muy pocas las que tienen específicamente un proyecto productivo, o alguna actividad económica para estas personas.

Quienes tienen capacidades diferentes son una fuerza de trabajo específica, que requiere ciertas condiciones físicas especiales, pero que una vez que pueden disponer de las instalaciones adecuadas, son mucho más comprometidas en la tarea, y con un bajísimo índice de rotación. âEURoeNo estamos pidiendo a las empresas que hagan una caridad o una labor social, sino que sean sensibles para adaptar un ambiente en el que podamos demostrar cómo al trabajar con las nuevas herramientas tecnológicas somos capaces de ganar nuestro sustento como cualquier persona normalâEUR, asevera Hilda Vázquez.

âEURoePara adquirir la tecnología hay varias opciones. Generalmente, la persona ya tiene su propio software porque ya aprendió con él. Pedimos por lo general un plazo de tres meses para que la empresa conozca al prospecto. Si al término de este período el candidato le demuestra que es productivo, se pide a la empresa que, como tal, compre una licencia del software con el que pueda contratar más personas con discapacidad. El costo es de unos 14 mil pesosâEUR.

Esperanza Ocampo explicó que hay beneficios fiscales para las empresas cuyo personal discapacitado sea un 4% del total y para las que para ello inviertan en adecuar el ambiente de trabajo.

La Asociación vive actualmente de los recursos de los socios, pero buscará patrocinios y donaciones cuando esté legalmente constituida.

Hilda Vázquez es licenciada en Trabajo Social, y tiene varios diplomados: en Atención a la discapacidad, Administración de recursos humanos, Derechos humanos y jóvenes. Ha trabajado en varios proyectos con personas discapacitadas, en IBM, HP y el DIF del DF. Forma parte del comité internacional pro ciegos y colabora en la Asociación Esperanza, y con la asociación Vida y Diseño. Además de su larga carrera profesional, gracias al apoyo incondicional de su familia, Hilda es una persona con una gran integración social, familiar y cultural. âEURoeTuve la fortuna de ver con un ojo hasta los 18 años, lo que me permitió aprender, como hija mayor, a cuidar a mis hermanos, a cocinarles, y pude ir a las mismas escuelas que ellos. Llevé una vida muy normal e independiente. Hace cinco años estoy casada con un hombre también invidente. Tenemos una vida normal; ambos trabajamos, y en la casa nos organizamos para hacer nosotros prácticamente todos los quehaceres del hogarâEUR. Y, concluye: âEURoebuscamos que nos vean de frente, de igual a igual, que nos traten como cualquier persona que cumple con las metas laborales en una empresa.

www.eevac.org.mx