Nuevas soluciones dedicadas para Data Centers

Para ofrecer una mayor agilidad en los procesos de administración, brindar una reducción de costos en varios rubros, y aminorar riesgos en la infraestructura de conectividad, HP ProCurve anunció la llegada al mercado de sus primeras soluciones dedicadas para data centers: HP ProCurve 6600.

Esta nueva solución añade cinco nuevos modelos de servidores EDGE tipo top-of-rack al portafolio de productos de HP para Centros de Datos, con el beneficio adicional de simplificar la administración y el mantenimiento gracias a que cuenta con firmware consistente con los equipos HP ProCurve 5400 y 8200.

Los switches están basados en el chipset de red de cuarta generación ProVision ASIC, tecnología desarrollada por HP, un switch dentro del chip que permite aumentar de forma impresionante el desempeño del equipo, y al mismo tiempo crecer de forma tradicional. Una ventaja más de estos equipos es que cuenta con un conector Mini-GBIC, que facilita la comunicación con los servidores del rack.

Esta serie también cuenta con la capacidad de apagar los puertos que no se encuentran en uso e incorpora un sistema de flujo del viento reversible, es decir, de adelante hacia atrás, de forma que también ayudan a reducir el consumo de energía debido a que los clientes pueden administrar efectivamente el diseño de enfriamiento del Centro de Datos.

Cecilia Arellano, Gerente de Mercadotecnia y Desarrollo de Canal de HP ProCurve México, indicó que esta solución está diseñada para modernizar las operaciones en los centros de datos de siguiente generación y permite la distribución automatizada de recursos del servidor y de la red en ambientes virtualizados y tradicionales, para  ayudar a reducir los gastos de operación en los centros de datos.

Finalmente, la empresa presentó el nuevo software de administración de redes en centros de datos, HP ProCurve Data Center Connection Manager, el cual es una herramienta exclusiva que permite a las organizaciones adaptar y expandir sus entornos de aplicación virtualizados según sus necesidades empresariales. Asimismo, las prácticas de flujo de trabajo han evolucionado hasta ejercicios de planificación rigurosos, eficaces y proactivos. De esta forma, se reduce el tiempo de respuesta para el aprovisionamiento y se crea un almacén central de datos sobre políticas estatales que facilita el cumplimiento normativo y la solución de problemas en entornos virtualizados y complejos.